Contacta con nosotros: (34) 983 396 201 o info@qampo.es

Nogales Fompedraza

Nogales Fompedraza

Introducción

Como ocurre con todas las nuevas tecnologías hasta que estas se controlan y conocen en profundidad se producen avances y retrocesos, casos de éxitos y también errores inesperados que hay que corregir, para entender mejor el funcionamiento de un producto como Qampo y el proceso de trabajo del equipo que lo forman describiremos a continuación el proyecto en el municipio de Peñafiel, con un cultivo de nogales.

El nogal es un cultivo originario de Persia, es un árbol de gran importancia económica, tanto por la producción de los frutos como por el leño, siendo una de las especies frutales más rentable en la actualidad. En los último años se ha producido un mejora de la competitividad en el cultivo del nogal, lo cual, se ha reflejado en el aumento de la superficie cultivada. Es un árbol vigoroso que puede llegar hasta 27 m de altura y cuyo tronco puede alcanzar de 3 a 4 m de diámetro. Su copa es ramosa, extendida, de forma esférica comprimida. Su tronco derecho, cubierto con una corteza cenicienta y gruesa, en las ramas jóvenes, lisa y de color rojo oscuro y en las viejas agrietada y parda.

Desde el punto de vista de la monitorización del suelo es importante conocer bien el sistema radicular, el cual, está muy desarrollado. Está formado por una raíz principal pivotante y un sistema secundario de raíces someras y robustas. Raíces notablemente extendidas, tanto en sentido horizontal como vertical.

Los requerimiento edafoclimáticos de los nogales para un correcto desarrollo son:

Temperatura

El nogal es muy sensible a las heladas (<1ºC) en primavera y otoño, las primeras provocan grandes pérdidas en la cosecha, mientras que las heladas precoces en otoño provocan un mal crecimiento en los primeros años de desarrollo de la planta antes de llegar a la edad adulta. En el otro extremo, la temperatura no debe superar los 38ºC cuando la humedad sea baja, pues las nueces pueden sufrir quemaduras. Si esto sucede al comienzo de la estación, las nueces resultarán vacías, pero si es más tarde las semillas pueden arrugarse, oscurecerse o adherirse al interior de la cáscara.

Precipitaciones

A pesar de ser cultivado en las tierras de secano y de naturaleza seca, es muy sensible a la sequía. Para que su cultivo sea posible necesita de precipitaciones mínimas de 700 mm, siendo de 1.000-1.200 mm el rango más adecuado para explotaciones intensivas. Por este motivo lo habitual es instalar en la parcela un sistema de riego, para complementar las lluvias cuando estas sean escasas o irregulares, y así conseguir una buena producción de nuez.

Suelo

Es un árbol que se adapta muy bien a suelos muy diferentes aunque prefiere suelos profundos, permeables, sueltos y de buena fertilidad.

Climatología de la zona

Peñafiel es un pueblo de la zona centro de Castilla y León en la provincia de Valladolid. Los datos históricos climatológicos son:

Con esta información podemos observar que las precipitaciones no llegan al mínimo de 700 mm, así que es obligatorio el uso de riego, otro dato a tener en cuenta son las heladas en los meses de mayo y octubre que pueden peligrar los rendimientos del cultivo. El marco de plantación del huerto es de 5 x 5 (400 plantas/ha). La parcela cuenta con una instalación de riego por goteo, que presenta la finalidad de minimizar el gasto de agua y conseguir los mejores rendimientos posibles.

Respecto a los suelos en la imagen inferior podemos ver las características generales del zona, el cultivo se planta en un suelo Franco arcilloso arenoso, con suelo profundos. El suelo tiene unas buenas condiciones de materia orgánica (1,2-1,8%) y de arcilla. Hay que puntualizar que según las características de los suelos se emplean diferentes tipos de patrones, destacando J. nigra para suelos ácidos y J. regia para los más calizos.

Soluciones Qampo

Tras realizar un primer estudio del marco de la plantación, el tipo de suelo, el sistema de riego y la climatología de la zona, se decide instalar una estación Qampo Suelo +, la cual, presenta las siguientes características:

  • Monitorización continua de la temperatura y humedad ambiente
  • Pluviometría
  • Monitorización del riego: Hora de inicio y fin de los riegos y dotación de los mismos
  • Monitorización de la humedad y la temperatura del suelo a 6 profundidades mediante sensor Sentek Drill and drop
  • Comunicaciones inalámbricas GPRS
  • Datalogger Qbic 4C-GPRS
  • Acceso a la plataforma de visualización Qampo

Instalación:

La instalación de la estación Qampo Suelo + se realiza de forma sencilla gracias a su kit de instalación. El datalogger Qbic 4C-GPRS presenta una placa solar integrada, por lo que no es necesario ningún cable eléctrico para su instalación. Por otra parte, presenta conectores externos IP67 para la conexión de los sensores de forma sencilla. El pluviómetro y el sensor de temperatura se anclan sobre el poste donde también se fija el Qbic, todo esto se hace mediante unos soportes y anclajes que forman parte de dicho kit. Para la monitorización de los riegos se instala un contador de agua volumétrico de 15 mm (DN15) de diámetro que se acopla de forma perfecta, haciendo uso de unos adaptadores para tubería de 16 mm. El sensor elegido para la medición de la humedad y temperatura en suelo es del fabricante australiano Sentek, concretamente se hace uso de un sensor de tubo de la familia Drill and Drop de 60 cm, que presenta 6 sensores para la medición de la temperatura del suelo y del contenido volumétrico de agua del suelo. Una de las grandes ventajas de este tipo de sensores es su sencilla instalación, para la cual se hace uso de un taladro con batería, una broca de 60 cm, y un utillaje de Sentek para realizar el taladro de forma perpendicular y fácil. Una vez realizado el agujero tan solo hay que introducir el sensor de tubo y conectarlo al datalogger Qbic. La instalación completa de la estación nos lleva unos 45 minutos. Una vez concluida, encendemos el datalogger Qbic mediante su interruptor y automáticamente comienza a enviar los datos a la plataforma, mediante la cual, podremos configurar el tiempo de medida de los datos procedentes de los sensores.

****FOTOS DEL PROCESO DE INSTALACIÓN Y DE LA ESTACIÓN INSTALADA****

Funcionamiento:

Una vez instalada la estación nos conectamos a la plataforma web de Qampo para añadir los datos del marco de la plantación, del sistema de riego, y datos sobre el cultivo, en este caso Nogal.  De esta forma podremos obtener una recomendación inicial de riego basada en el cálculo de  la ETo (Evapotranspiración),  a partir de los datos climatológicos de la zona y del estado de desarrollo del cultivo. Esta primera recomendación de riego se compara con los datos de riego del agricultor para mejorar la toma de decisiones. Una vez aplicada la rutina de riego, a través de la plataforma de Qampo es posible monitorizar los datos de los sensores de humedad en suelo  en tiempo real, y de esta forma ajustar la dinámica de riego a las necesidades exactas del cultivo. Como ya hemos comentado anteriormente, la estación incorpora un pluviómetro, mediante el cual podremos conocer con exactitud la cantidad de precipitaciones acontecidas a lo largo del tiempo, quedando estas registradas en la plataforma web, para de esta forma ajustar la necesidad de riego al clima local. El sensor de temperatura y humedad ambiental nos permite conocer las horas de frío y de calor en el cultivo, lo cual, nos permite tomar decisiones de forma anticipada, y así mismo, mantener un registro del clima durante el desarrollo del cultivo.

Beneficios de la solución Qampo:

La estación Qampo Suelo + ofrece ventajas y comodidades importantes al agricultor:

  • Conocer cuándo y cuánto regar de forma específica, teniendo en cuenta las condiciones climátológicas, y el momento de desarrollo del cultivo. Todo esto de forma sencilla para el agricultor.
  • Tener un registro de los riegos y de las precipitaciones durante toda la campaña. Conocer de forma exacta cuántos metros cúbicos por hectárea se han regado en la campaña y cómo se han distribuido a lo largo de los meses, semanas o días. Saber cuánto ha llovido cada mes, cada semana o cada día. Todo esto  de forma automática y consultable en cualquier momento por parte del agricultor.
  • Conocer las condiciones climáticas exactas de la parcela y poder analizarlas de forma histórica. Extraer datos, tales como, las horas de frío y calor para poder tomar decisiones de forma anticipada, o mejoras en la siguiente siembra.
  • Tener toda la información accesible de forma práctica y sencilla.